Blog destinado a comentar y dar a conocer la Flora y Fauna desde Los Montes de Toledo donde resido, hasta, a través de viajes y excursiones, cualquier rincón de España y del Mundo. Con cabida para cualquier entrada relacionada con el Medio Natural.


viernes, 13 de mayo de 2011

"¡¡Lagarto Lagarto!!"


6 y 8 de mayo de 2.011


En mi niñez, o sea anteayer, se utilizaba bastante esta expresión. Pronunciada sin apenas pausa se utilizaba en plan supersticioso, cuando algo daba repelús y no nos gustaría que nos sucediera, más o menos como el actual “toquemos madera”.


Hoy día, pronunciada con pausa, expresa un emocionante encuentro (al menos entre los naturalistas) con estos denostados y cada vez más escasos reptiles; y es que no hace tanto era habitual ver varios en cada salida al campo en los meses cálidos.

Hoy presento tres lacértidos observados este fin de semana, aunque la estrella indiscutible es el primero de ellos, el Lagarto Verdinegro (Lacerta schreiberi).







En Montes de Toledo haya uno de sus moradas más meridionales, y el pasado viernes tuve la fortuna de poder observar una pareja calentándose en el tronco de un árbol mientras paseaba con mi amigo Carlos Andrés junto al arroyo de Los Trevejiles, en el límite de los términos municipales de Navahermosa y Menasalbas. Había visto anteriormente a esta especie, pero nunca a un macho tan espectacular y nunca en nuestros Montes de Toledo. Estuvieron un tiempo posando antes nuestras cámaras con aparente tranquilidad, aunque un ligero acercamiento bastó para que decidieran poner pies en polvorosa.







Es una especie endémica de la Península Ibérica, y relativamente común en su área de distribución al Norte del Sistema Central. Al sur de esta cadena montañosa su distribución se limita a los arroyos más umbríos de unos pocos enclaves y es una especie difícil de detectar.

La segunda especie que muestro es aún muy común, aunque oír su carrera de huida entre la hojarasca es todavía más habitual, aparentando en nuestra percepción ser una animal de mayor tamaño. La Lagartija Colilarga (Psammodromus algirus).








Ahora están con sus escarceos amorosos y los machos lucen en su garganta unos llamativos tonos anaranjados. Es una especie muy activa, de hecho, pasa el 20% por ciento del tiempo de actividad en movimiento.







Por último, el día 8, mientras me aproximaba a una flor (linaria) con el objeto de fotografiarla, me topé a poco más de un metro con este Lagarto Ocelado (Timon lepidus). Ambos nos quedamos petrificados, y afortunadamente la distancia que nos separaba no era problema para el objetivo 105 mm. que llevaba montado. Tras unos disparos el lagarto corrió veloz y trepo por una encina para caer cuando estaba a casi dos metros de altura. No permitió que me aproximara ni un paso antes de huir definitivamente. Así que volví mis pasos hacia la linaria, la cual era mi objetivo original.






Emotivos instantes los que estuvimos paralizados observándonos el uno al otro.


1 comentarios:

Mike at Sea dijo...

Que preciosos son todos. Fotos fenomenales.